Paz 2018-06-13T09:01:22+00:00

El mundo de la Paz

Permite la pausa y aparecerá la serenidad.
Invoca el sosiego y crecerá la calma.
Quédate en la quietud y entrarás en el vacío.
Valora el silencio y despertarás la paz.

El amanecer

El sol se ocultó y la noche trajo la tormenta.
Ráfagas agitaron las aguas y la niebla cubrió el rumbo.
Resistí la huida y me acurruqué en mis honduras.
Silencié las voces y encontré un brillo en la quietud.

Dejé ir la inquietud y descubrí el sosiego tras los velos.
Uní mi aliento a la sinfonía del viento y seguí el ritmo de las olas.
Entré en un vientre luminoso y descansé en un acogedor vacío.
Retorné al hogar original y probé el dinamismo oculto en la Paz.

Secretos de la Paz

Busca la quietud

Eres creador del tiempo.
Sientes una realidad acelerada,
pero eres capaz de vivir una existencia pacífica.

La llave es la pausa.

Toma un instante entre actividades
para sentarte y percibir tus ritmos.
Aprecia la quietud y la expansión del tiempo.

Aprende a dejar ir

Eres dueño de tu libertad.
Tus tensiones acumuladas te aprisionan,
sin embargo en ti vive un caudal de emancipación.

La llave es tu respiración.

Inhala el aliento de la vida, exhala estrés;
baja tus ritmos y deja ir.
Conéctate con el alivio del instante.

Ábrete a la calma

Eres maestro de tu mente.
Tu atención se divide en múltiples direcciones,
aunque tienes la habilidad de unificar tu ser.

La llave es la concentración.

Guía con paciencia tu consciencia
en una sola dirección.
Abre las puertas a la calma innata.

Habita la paz

Eres vigía de tu existencia.
Estás identificado con el torrente de los cinco sentidos,
no obstante puedes retirarte a tu santuario interior.

La llave es el observador.

Escucha el silencio y establece contacto
con el testigo que habita en ti.
Experimenta el eterno presente.